lunes, 6 de abril de 2020

Atletas infantiles

Se ha criticado mucho que en los Juegos Olímpicos y otras competiciones participen, especialmente en gimnasia, deportistas de muy corta edad, auténticos niños, sometidos a un régimen de entrenamiento, de alimentación y de disciplina demasiado duro para sus pocos años. Especialmente denostado es el caso de China.




Los antiguos griegos no eran tan melindrosos y fueron incorporando progresivamente competiciones para niños a los Juegos Olímpicos, incluso en las disciplinas más brutales.

En la olimpiada 37 se establecieron premios de carrera y lucha para niños; en la 38, pentatlon infantil, aunque luego no volvió a repetirse. En la olimpiada 41 hubo pugilato infantil y en la 145 se incorporó incluso pancracio de niños. El pancracio era la más brutal de las formas de lucha, donde cualquier cosa estaba permitida excepto morder, sacarse los ojos o meter los dedos en la nariz o la boca del rival.

Y, seamos sinceros, todos disfrutamos viendo una y otra vez  a Nadia Comaneci volar sobre las paralelas en aquel increíble ejercicio que le valió un 10.

(No os puedo mostrar el video de You tube porque es propiedad del COI y no permite que se muestre aquí ). Pero os dejo el enlace para que quien desee recordarlo, pueda verlo en You Tube


Aquel  primer 10 en la historia de la gimnasia aquel 18 de julio de 1976, en las paralelas, yo estaba delante del televisor  Para una torpona en gimnasia como yo era aquello era casi imposible de creer. Recuerdo el silencio absoluto del público, el hecho de que el marcador no estaba preparado para mostrar un 10 (nunca había ocurrido) y por eso mostró un 1’00 y, sobre todo, la cara tan seria de aquella niña menudita, que no aparentaba 14 años y que apenas sonreía nunca. Nadia obtuvo seis dieces en total, y seis medallas: tres oros (individual, paralelas y barra), una plata (equipos) y un bronce (suelo).

martes, 31 de marzo de 2020

La ventana y el espejo (cuento anónimo)

Sección nueva en el blog: Cuentos brevísimos

   El discípulo, después de peregrinar por el mundo, le dijo a su maestro:

-He conocido a mucha gente y he notado que es muy distinta la actitud de los pobres y de los ricos hacia quienes se le scercan. Cuando me acerco a un pobre, me abre las puertas de su casa, me pregunta como estoy y me ofrece ayuda. Sin embargo, con los ricos es otra cosa. Es muy difícil acercarse a ellos: viven en palacios, tienen guardias y, cuando al fin está uno delante de ellos, ni nos hacen caso, y piden que sea breve. porque tienen muchas cosas que hacer.

El Maestro le dijo: "Acércate a la ventana ¿Qué ves?"

-Veo a una mujer con un niño de la mano. Veo un coche que se dirige al mercado.

-Bien, ahora ponte delate del espejo. ¿Qúe ves?

-¡Venga ya, Maestro!, ¿qué voy a ver? ¡A mí mismo!

-Pues ya ves, la ventana está hecha de cristal, y de cristal está hecho el espejo. Basta con poner un poco de plata detrás, y ya sólo se ve uno a sí mismo. Eso pasa con las riquezas de los ricos.

viernes, 27 de marzo de 2020

EEUU y la historia

La historia es una de las disciplinas académicas más importantes para la humanidad, porque es el estudio del pasado, que explica quiénes somos, por qué hemos llegado hasta donde estamos, y nos permite no repetir errores ya cometidos como civilización, a partir del aprendizaje (Todo esto en teoría).

Cuando mi padre se jubiló, se aburría un poco. Acostumbrado a trabajar por la mañana y por la tarde, con la nueva situación tenía que llenar demasiadas horas como para que la lectura del periódico (incluyendo la realización del cricigrama diario), la radio  y el rato de charla en el Casino fuera suficiente. Al igual que yo, no concebía salir a la calle sin un destino concreto o una nacesidad específica. Dar paseos sin rumbo o sin una finalidad clara, eso no es para nosotros. Cuando salíamos, íbamos directamente a donde era necesario, resolvíamos y volvíamos a casa. La mayor parte de la programación de televisión no era de su interés, quitando alguna serie o película de tarde en tarde (demasiado de tarde en tarde como para solucionar el problema). Yo siempre le regalaba libros pero, aunque le gustaba lectura, no hay persona que pueda estar todo el día, día tras día,  leyendo. Podíamos pedirle que nos llevara en coche a cualquier sitio, porque le encantaba conducir y no le daba ninguna pereza sacar el coche, pero con frecuencia no existía ni siquiera esa excusa.

Cuando ONO estuvo operativo en Cádiz, pensé que tenía una solución parcial, y contraté un pack de televisión, teléfono fijo e internet. Y mi regalo en la próxima ocasión que tuve fue la gran cantidad de canales temáticos. Yo pagaría el recibo mensual y él se podía hartar de documentales, series y películas. Al principio nos llegaba por correo una revista con la programación completa para el mes siguiente de todos los canales que entraban en nuestro contrato. Ya la llegada de la revista constituía un entretenimiento. Mi padre, tan ordenado y meticuloso como siempre, cogía la revista y un rotulador y marcaba todo lo que le podía interesar en todo el mes, para que no se le escapara nada.

En teoría había muchas posibilidades de encontrar cosas de su gusto (los Canales Historia y Viajar, Calle 13 y Axn -le encantaban las series policiacas-  y varios canales de películas). Aquello prometía.

Menudo chasco. Y tras esta larguísima introducción, voy al meollo de lo que verdaderamente quería decir, que es mostrar  el extrañísimo concepto de la Historia que tienen en EE.UU. Y señalo a este país porque el canal Historia es estadounidense. Cualquiera que se moleste en consultar diariamente la programación se encontrará lo siguiente:

Forjado a Fuego:




Ocho espaderos de Latinoamérica compiten en la creación de una amplia gama de armas, desde las más tradicionales a las más exóticas. El vencedor se convertirá en campeón del continente y será recompensado con un premio en metálico. La presentación corre a cargo de la estrella de la telenovela Juan Pablo Llano.

Maestros del metal:




Esta serie muestra las habilidades de expertos artesanos mientras reproducen armas legendarias que han aparecido en el cine, la televisión y los videojuegos. Partiendo de cero, estos profesionales se servirán tanto de las herramientas que estaban disponibles cuando se crearon originalmente las armas como de la última tecnología de la actualidad. Después, las obras resultantes serán probadas para medir su resistencia y funcionalidad.

En busca de...




Serie que tiene como presentador a Zachary Quinto (Spock en Star Trek) y está basada en la serie de los años 70 que examina los fenómenos más inexplicables del mundo. Aliens, viajes en el tiempo, o el control mental son solo algunos de los temas que aborda a través de la investigación de todos aquellos asuntos que, aun siendo actuales, se escapan a nuestro conocimiento. Como el espionaje gubernamental, las instalaciones subterráneas secretas o la inteligencia artificial. Cada episodio saca a la luz avances sorprendentes que nos darán una visión más completa del mundo, y no por ello menos escalofriante, ya que ponen en evidencia cómo nuestro futuro está en manos de los dispositivos electrónicos que ocupan hoy en día nuestras vidas.

Alienigenas:




Por todo el mundo se pueden encontrar pruebas que apuntan a la existencia de tecnología avanzada en un pasado remoto. Por ejemplo, una computadora de 2.000 años de antigüedad, una planta energética dentro de la Gran Pirámide, una máquina del tiempo de la era nazi con raíces en la historia antigua... ¿Son estos artefactos un mero producto de la imaginación de nuestros antepasados, o el hombre de la antigüedad pudo haber tenido acceso a tecnología extraterrestre? ¿Fueron capaces los antiguos egipcios de generar electricidad y hasta de iluminar con bombillas las galerías que conducían a las tumbas reales? ¿Crearon en secreto los nazis una máquina para viajar en el tiempo que se utilizó como vehículo de escape tras su derrota en Europa? ¿Pudo haber sido el Arca de la Alianza un arma sónica? Muchos de los artefactos más misteriosos de la Historia llevan entre nosotros miles de años. ¿Es posible que se construyeran con la ayuda de seres extraterrestres? ¿Eran Hitler, Tesla, Da Vinci y Einstein emisarios de los alienígenas? ¿Por qué todos los documentales salvo los del Canal Historia nos ocultan que lo de Sodoma y Gomorra fue una bomba atómica extraterrestre? ¿Cuántas horas de programación se pueden rellenar en 20 años con nazis, aliens, zombis, illuminatis y ninjas? Hablamos del Canal Historia (o Historia a secas, desde hace un tiempo), cuyo concepto de la ídem es que lo que pasó está bien, pero lo que nos inventamos todavía está mejor. Y que antes que contar con académicos de renombre es mejor soltar a cuatro chiflados a soltar teorías reptilianas-illuminati que harían sonrojar a Íker Jiménez. he aprendido un montón de cosas. La primera y más importante es que los aliens lo inventaron todo: la bomba atómica, el microondas, la electricidad, la tele, la magia (y, por tanto, a Harry Potter), la resurrección de los muertos, la Biblia, Internet, los videojuegos, los motores, la fontanería, tu casa, y el pelo de este tío:



 Giorgio Tsoukalos es la mascota oficial del canal: un expromotor de eventos para culturistas que a mediados de la pasada década decidió liarse la manta a la cabeza y aceptar que la humanidad es incapaz hasta de frotar dos palitos para hacer fuego. Y que todo se lo debemos a los extraterrestres. Así, Tsoukalos ha tenido hasta su propio programa, "En Busca de Alienígenas", en el que se dedica a recorrer los principales hechos de la Historia de la Humanidad buscando las huellas de "los antiguos astronautas".





Si no has dado en clase a los Viajeros del Tiempo Nazis, la influencia de los extraterrestres en el hundimiento de la Atlántida, el hecho de que George Washington pudo fundar los Estados Unidos porque los aliens le protegían, o la relación entre el monstruo del Lago Ness y las estrellas distantes, no sabes nada de Historia.

Aparte de En Busca de Alienígenas, no hay semana en la que el canal no reemita varios episodios de "Alienígenas" (Ancient Aliens), la serie que le dio la fama a Tsoukalos, protagonista de su propio meme, y a otros cuantos iluminados. ¿Quiénes son esas criaturas de ojos enormes y grandes cabezas que nos visitaron durante milenios?". Ésas son las preguntas que hay que hacerse si queremos saber algo. Y donde demuestran capítulo a capítulo el rigor con el que tratan la disciplina.



El rabino Ariel Bar Tzadok, que suelta esto en el maravilloso capítulo de Tesla, también escribe ensayos teológicos sobre estudios bíblicos y cabalísticos, como "ángeles: ¿incorpóreos, físicos o aliens?". Recordemos que esto se sigue llamando Canal HISTORIA. Capítulo en el que sueltan mi frase favorita para justificar que Tesla y los aliens eran colegas: "Tesla nació en una región muy extraña, no muy lejos de Transilvania". Drácula y extraterrestres: toma filón.

Ahora mismo, gran parte de la programación del canal Historia se compone de una familia que tiene una casa de empeños en Las Vegas y donde tienen discusiones por cosas como "¡ha entrado un tío en la tienda a empeñar un trozo del Apolo XIII!" (eso pasa de verdad). Ahí está la justificación histórica. O montan un pregrama alrededor de lo excepcional que sería hacerse con un inflador de globos de Ronald McDonald (próximamente) Lo de los shows de cazadores de cocodrilos, de gente que tunea coches de famosos y de peña pasándolo muy mal al estilo Supervivientes,  por citar sólo algunos ejemplos.


Y luego vino el acabose: "Perdidos en Alaska", donde un "criptozoólogo" y su equipo buscan los auténticos misterios de Alaska: el bigfoot, los OVNI, la máquina de control mental que estudia auroras boreales y crea zombis que desaparecen, los cambiaformas del norte... Etcétera. Porque en Alaska hay un "triángulo de las Bermudas" versión gélida. Si para la siguiente temporada no encuentran la Sábana Nazi de Hitler en un iglú, dejo de ver la tele para siempre.



El resto son todo aliens, y buenas dosis de Hitler. (que da igual, porque también sale en la mitad de los capítulos alienígenas: "Hitler no terminó a tiempo la máquina extraterrestre con la que habría ganado la guerra" es el tema redundante). Mi sueño dorado con el Canal Historia es que, en Estados Unidos, uno de sus canales (H2) va a convertirse el año que viene en Vice TV.

Sí, de esa Vice. Espero que los aliens nazis templarios guíen su programación y el año que viene emitan cosas como "he estado metiéndome las mismas drogas que Hitler durante la Semana de la Moda"; "Fui a Tailandia a buscar aliens y sólo cogí ladillas" y "¡este vagabundo nos ha dicho que es un descendiente directo de Jesús (y nos ha robado el móvil)!".

Si lo pensamos bien Trump no es el único problema de EEUU. 

lunes, 23 de marzo de 2020

Historias de amor

Nadie debe pensar que por haber hecho la carrera de Geografía e Historia estuve todo el tiempo memorizando listas de reyes, fechas o nombres de batallas. El estudio de las sociedades humanas y sus avatares recorre todo el posible muestrario de asuntos, sentimientos, personajes y caracteres, tal como se dice de las obras de Shakespeare: heroísmo, genialidad, bondad, lealtad, aunque también orgullo, cobardía, traición, ruindad, avaricia, estupidez, obcecación, celos, trastornos mentales, maldad, ignorancia.....

Por fortuna, cada tanto surgía alguna historia de amor para compensar. Detengámonos hoy en algunas de ellas.



Este sepulcro de la Catedral de Canterbury pertenece a Eduardo de Woodstock, llamado el Príncipe Negro, fue el hijo primogénito del rey Eduardo III de Inglaterra y padre del rey Ricardo II. Lo que me gusta de su historia es que, siendo heredero al trono, hizo un matrimonio por amor, aunque eso le costó pasar diez años fuera de Inglaterra, hasta que su padre le permitió volver. ¿Qué fue lo que le obligó a ese exilio? Pues que la elegida de Eduardo, Juana de Kent tenía "un pasado". Juana fue víctima del sometimiento debido por las mujeres a su familia en cuestión a matrimonios. Juana, nieta de rey, cometió el error de casarse a los doce años con Thomas Holland, sin haber pedido el consentimiento real obligado para personas de su linaje. Thomas se marchó a luchar a Francia,  y la familia de Juana, que la crreía soltera, la obligó a casarse con Guillermo de Montaigu. Juana no manifestó estar casada por creeer que su matrimonio con Thomas no era válido por carecer del consentimiento real y no ser del conocimiento público. Además, Juana temía que si su familia supiera que se había casado con Thomas lo "quitaran de en medio" para casar de nuevo a la niña-viuda con quien quisieran. Así que calló, por una mezcla de inocencia, temor e ignorancia. Pero Thomas volvió de las Cruzadas, y con una gran fortuna, además. Quiso recuperar a su joven esposa y se la encontró casada con otro. Protestó, y a él no le importó revelar que estaban casados, dejando a Juana en muy mal lugar, pues se la convertía en bígama. Holland incluso recurrió al papa que anuló el matrimonio de Juana y Guillermo, Juana volvió con Thomas  Holland, con el que estuvo viviendo los once años siguientes, hasta que él murió- Tuvieron 5 hijos con lo que el escándalo resultó bastante aireado y ella se convirtió en una especie de proscrita social. El rey Eduardo III estaba casado con una prima de Juana, la tomó bajo su protección y la amparó en la corte. Y pasó lo que tenía que pasar. El roce continuo entre Juana y el primogénito del rey desembocó en enamoramiento. Se sabe que el príncipe tenía detalles como regalarle una copa de plata que consiguió como botín en una de sus primeras campañas militares. En 1360 se casaron en Windsor en matrimonio secreto. Fue un auténtico matrimonio por amor, sin el consentimiento del rey Mientras tanto, la situación de la pareja se seguía complicando: El Derecho inglés era tal que el segundo marido de Juana (Guillermo), que aún vivía, podía haber reclamado cualquier hijo de sus matrimonios posteriores como propios. Además Eduardo y Juana estaban dentro de grados de consanguinidad prohibidos. El matrimonio secreto que supuestamente contrajeron en 1360 habría sido inválido debido a esta prohibición. A petición del rey el papa concedió la dispensa. Hubo una nueva ceremonia oficial tuvo lugar el 10 de octubre de 1361, en el castillo de Windsor con el rey y la reina presentes, con el arzobispo de Canterbury presidiendo.

El caso es que la pareja Eduardo-Juana fue obligada por el rey a marcharse a Francia. Allí permanecieron diez años, hasta que el rey los autorizó a volver, ya con dos hijos.

Como curiosidad apunto que tres reinas inglesas fueron descendientes de  Juana y Thomas Holland, entre ellas una de las seis mujeres de Enrique VIII, Catalina Parr, la sexta y última.

Si no estáis mareados por los casorios y descasorios de Juana. seguid leyendo otras dos historias que os traigo, que nos ofrecen el consuelo de saber que existía una defensa contra las imposiciones arbitrarias de los padres.

Luisa Ignacia Roldán nació en Sevilla en 1652, hija del mejor escultor de la segunda mitad del siglo XVII, Pedro Roldán.



Como es natural, Luisa y sus once hermanos se puede decir que "echaron los dientes" en el ajetreadísimo taller de su padre. Gubias, buriles, formones, limas, tornos, sierras y demás herramientas de escultura debieron ser sus juguetes, imitar a los maestros y aprendices, sus juegos. Su padre, profesor de dibujo ademas de famosísimo escultor, seguramente dibujaría a veces para entretener a su numerosa prole, con lo que esas inapreciables enseñanzas serían adquiridas por ella casi sin darse cuenta. Su hermana Francisca se decantó por la policromía, mientras que Luisa y María se encaminaron a la escultura. Pero Luisa  destacó rápidamente sobre sus hermanas. Es más que posible que Luisa colaborara en las esculturas de su padre, de forma anónima, claro está. De hecho, al menos una vez incluso mejoró una: un San Fernando de Pedro Roldán fue rechazado por los comitentes. Luisa reformó las piernas y la cabeza y la obra fue inmediatamente aceptada.

El caso es que Luisa se enamoró de un aprendiz, Luis Antonio de los Arcos. Se dieron mutuamente palabra de matrimonio. Pero Pedro Roldán se opuso totalmente a la boda. Pensando bien diremos que temía que con un matrimonio se malograra la carrera artística de Luisa, o que deseaba un marido de mas altura que un aprendiz para su hija; pensando mal digamos que no quería dejar escapar el chollo: una hija que era tan artista como él, y cuyas obras, que se hacían pasar por obras del padre, aumentaban la fama de éste.

Cuando un padre se mostraba contumaz en prohibir a su hija casarse con alguien sin que aparentemente hubiera motivos justificados para ello, se podía acudir a la justicia, lo que hizo el pretendiente, declararon testigos de que ambos se habían dado palabra de matrimonio libremente, probablemente se investigó discretamente si el chico llevaba una mala vida, tenía cuentas pendientes con la justicia o tenía vicios o malas costumbres. Se comprobó que no había impedimentos por parte de Luisa que hicieran un matrimonio nulo. Llegados a este punto, se sacaba a la chica de su casa y se la "depositaba en casa " de una familia conocida por sus buenas costumbres o en un convento, donde el padre no pudiera presionarla. Y allí esperaba hasta la boda. La de Luisa y Luis Antonio se celebró sin la asistencia del padre. La pareja tuvo siete hijos, de los cuales cuatro murieron de niños.

Ecce Homo de La Roldana
 en la catedral de Cádiz

Luisa continuó con su oficio de escultora, ya como artista independiente de su padre. La pareja vino a Cádiz, de donde le habían llegado varios encargos. Estuvieron dos años, y Luisa dejó también varias obras en distintos pueblos de la provincia. A continuación marcharon a Madrid. Allí tuvieron una vida difícil, con muchas privaciones. Aunque Luisa fue nombrada escultora de cámara del rey Carlos II,y continuara siéndolo con Felipe V, la corte pasaba muchas estrecheces y su salario no era suficiente. La carrera como escultor de Luis Antonio no arrancaba (nunca arrancó), de forma que él colaboraba realizando la policromía de las obras de su mujer. Luisa hacía también pequeños grupos escultóricos de terracota para ricos burgueses y nobles, belenes de estilo italiano, pero no era suficiente para mantener la familia. Las penurias económicas, la muerte de cuatro hijos de niños fue causando desavenencias matrimoniales. Luisa murió en Madrid, a los 53 años, sumida en la pobreza.

Si os interesa saber más del personaje os dejo un enlace a un bonito documental de 41 minutos que está en la web de rtve: Luisa Ignacia Roldán "La Roldana."


Cuando estaba realizando la tesis doctoral, recopilando documentación sobre algunos regidores perpetuos del siglo XVIII, vino a mis manos una cartita escrita en papel azul celeste que me contó la tercera historia de esta entrada.



Tercera y última historia de amor (por hoy)

Cuando estaba realizando la tesis doctoral, recopilando documentación sobre algunos regidores perpetuos del siglo XVIII, vino a mis manos una cartita escrita en papel azul celeste que me contó la tercera historia de esta entrada.



Los regidores perpetuos, aunque fueran más o menos equivalentes a los actuales concejales, tenían mucho más poder, riqueza e influencia que aquellos. Sus alianzas matrimoniales y sus contactos los convertían en la nobleza local.



Uno de ellos, Juan de Soto, Álferez mayor de la ciudad, era padre de tres hijas: Clara, Gertrudis y María Josefa. Clara de Soto se enamoró de Fernando Contreras, hijo del Conde de Alcudia y oficial de la Armada. Pero su padre se opuso ferozmente a ese noviazgo, sin que aparentemente existieran razones de peso. El muchacho tenía una digna profesión, era hijo de un noble, pero el padre se obcecó en su oposición. La pareja no cedió. Afortunadamente no había todavía ningún matrimonio concertado para Clara. En la cartita mencionada, escrita de puño y letra, una conmovedora Clara rogaba a su enamorado que acudiera a la justicia y la sacara de su casa.

Hay que  imaginar lo desesperada que debía estar Clara para que no le importara convertirse en la comidilla de la ciudad, lo enamorada que estaría para  pasar por encima de dejar en evidencia  públicamente a su padre. La imaginaba dando instrucciones a alguna joven que trabajara en su casa como criada para que a escondidillas entregara la notita a Fernando y los nervios pasados hasta que el plan dio su fruto, la pena por tener que separarse de su madre y hermanas  de una forma un poco traumática, la salida de su hogar escoltada por la justicia, y la espera en el convento rezando para que Fernando se mantuviera firme a pesar de inevitable escándalo.



 Fernando, siguió el plan de Clara y cuando requirieron a Juan de Soto para que diera razones de su oposición,  éste no pudo alegar más que temía que Fernando, que en razón de su profesión había estado en diversas ciudades de España e Indias, hubiera dado promesa de matrimonio a alguna mujer. Por eso exigía que se hiciera una investigación en todas esas ciudades de que no existía tal promesa. La justicia determinó que no había motivo justificado y que su exigencia era exagerada. Se llevaron a Clara de su casa y la depositaron en un convento, donde residió tranquilamente hasta que se celebró su boda con Fernando.

Irónicamente, a la muerte de Juan de Soto, Clara heredó el oficio de regidor de su padre, que no podía ejercer por ser mujer pero sí nombrar a alguien que lo ejerciera en su nombre. Clara nombró a Fernando y el despreciado pretendiente fue regidor perpetuo y alférez mayor en lugar de su severo suegro.




La mujer detrás del gps




Gladys West, nacida Gladys Mae Brown , nació en 1930 en el condado de Dinwiddie, Virginia, un  sitio "muy rural", cuenta.

Su familia tenía una pequeña granja, y ella tenía que trabajar en el campo con ellos. "Era un poco lo contrario de lo que tenía en mente", asegura. Ella tenía otras  tenía otras ambiciones: no quería quedarse allí recogiendo tabaco, maíz o algodón como sus vecinos. Tampoco quería trabajar en una fábrica cercana, machacando las hojas de tabaco para confeccionar cigarrillos o preparar tabaco para pipas.


"Al principio pensé que tenía que ir a la ciudad", dice, recordando que creía que eso la ayudaría a abandonar ese trabajo. "Pero después, cuando fui accediendo a más educación, obtuve calificaciones más altas y aprendí que la educación era lo que me ayudaría a salir de allí.

Trabajó duro, se graduó con las mejores notas de su clase, y se aseguró la beca. "Cuando llegó el momento de ir a la universidad, no sabía bien qué estudiar", explica. "Me aconsejaron que, como era buena en todas las materias, debía graduarme en ciencias o matemática o algo más difícil, que no estudiara tanta gente".West se decidió por matemáticas, una materia que en su universidad cursaban más hombres que mujeres.

Las pocas compañeras mujeres que tenía dirigieron sus carreras hacia la enseñanza. Ella también enseñó por un par de años, pero se le abrieron oportunidades en otras partes y así fue como se fue a trabajar en la base naval de Dahlgreen, donde consiguió ser la segunda mujer negra admitida. Allí, recopilaba y procesaba información de satélites, y la usaba para determinar su posición exacta. Después trabajaba con los programadores en las funciones que las computadoras necesitaban desarrollar.

Al mismo tiempo que West trabajaba como matemática, el movimiento por los derechos civiles en EE.UU. ganaba fuerza. Figuras como Martin Luther King y Malcom X, denunciaban el racismo en todo el país.Pero al ser empleada del gobierno, no podía participar muy activamente, por temor a no conservar su trabajo. "Nosotros estábamos trabajando para el gobierno y no podíamos participar en actividades no gubernamentales cuestionables", declaró en una entrevista. Durante ese periodo de su vida, incluso vivía dentro de la base naval. Entre sus compañeros sólo había una mujer y dos hombres de color. Se casó con Ira Brown,  uno de esos dos compañeros.



Gladys continuó trabajando como matemática y su trabajo fue recompensado cuando la directora de su departamento la nominó en 1979 para recibir una mención. Así, fue recomendada para encargarse del proyecto del radioaltímetro Seasat, el primer satélite que podía observar remotamente los océanos. Tras retirarse en 1998 después de una carrera de más de 40 años,  Gladys West y su marido decidieron celebrar esta nueva etapa en sus vidas viajando. Después, Gladys regresó a la universidad e inició un doctorado en Física en el Instituto Tecnológico de Virginia que tuvo que interrumpir cuando sufrió un derrame cerebral que le afectó al oído, vista, equilibrio y movilidad. "De repente", dice, "estas palabras me vinieron a la mente: 'No te puedes quedar en la cama, tienes que levantarte y terminar tu doctorado'".Y Gladys lo logró.

Su historia y sus logros, sin embargo, no salieron a la luz sino hasta que un miembro de su universidad, leyó una breve biografía que West había entregado para un acto de alumnos. Desde entonces, diversos artículos sobre West aparecieron en la prensa local, algunos estudiantes escribieron sobre ella y West fue reconocida oficialmente por el Senado de Virginia. Una resolución elogió a West "por su innovadora carrera en matemáticas y por su contribución vital a la tecnología moderna".  Finalmente se reconoció oficialmente que West había jugado un "papel fundamental" en el desarrollo del GPS.

La duquesa ambiciosa

 Luisa de Guzmán, hija de los duques españoles de Medina Sidonia, se casó en 1633 con el duque portugués Juan de Braganza.

La boda formaba parte de un plan urdido por el conde-duque de Olivares, primer ministro de Felipe IV, para evitar que De Braganza se levantara contra España, por entonces en unión política con Portugal.

Pero le salió mal el plan a Olivares, porque la ambiciosa Luisa (descendiente de los reyes de Portugal por vía paterna y materna) instó a su marido a rebelarse contra el dominio español para convertirse en reina de Portugal, lo que finalmente consiguió en 1642.

Cuando le advirtieron de los peligros de hacer frente a España, dijo: “Mejor fue reina por un día que duquesa toda la vida”. Y fue reina durante 16 años y regente de Portugal otros 6.

jueves, 12 de marzo de 2020

Ni guapos ni feos, sino todo lo contrario

Empiezo por aclarar que hoy publico una cosa que no  hice yo, pero me sorprendió tanto que quiero compartirla. Como no pude encontrar el nombre del autor/autora, a pesar de leerme todo el texto, pongo un enlace a la web de origen, que yo no me adorno con plumas ajenas.

Se trata de imaginar cómo se verían muchos personajes históricos conocidos si hubieran nacido en esta época, con atuendos y peinados actuales. Hay personajes de diferentes países y épocas. De todas formas, hay un grupo dominante, los Tudor: Enrique VII, su hijo Enrique VIII, las seis esposas y las dos hijos de éste. Quizás eso indique que el el autor de esas divertidas composiciones sea británico. Empiezo por los mencionados

ENRIQUE VII



ENRIQUE VIII



CATALINA DE ARAGÓN, PRIMERA ESPOSA



ANA BOLENA, SEGUNDA ESPOSA



JANE SEYMOUR, TERCERA ESPOSA



ANA DE CLEVES, CUARTA ESPOSA



CATALINA HOWARD, QUINTA ESPOSA



CATALINA PARR, SEXTA ESPOSA



ISABEL I, HIJA DE ANA BOLENA


MARÍA I, HIJA DE CATALINA DE ARAGÓN



MARÍA ESTUARDO


OTROS BRITÁNICOS

JANE AUSTEN




ISABEL WOODVILLE


FRANCESES

LUIS XV



NAPOLEÓN



MADAME DU BARRY



MARÍA ANTONIETA



ESTADOUNIDENSES

ABRAHAM LINCOLN



FRANKLIN



WALLIS SIMPSON



ANTIGUA ROMA

AGRIPINA




AUGUSTO



CALÍGULA



JULIO CESAR



ANTIGUO EGIPTO

NEFERTITI




TUT ANKH AMON



CLEOPATRA



ANTIGUA GRECIA

ALEJANDRO MAGNO



OTROS


ALBERTO DE SAJONIA-COBURGO, ESPOSO DE VICTORIA DE INGLATERRA


GRAN DUQUESA ANASTASIA


CRISTINA DE DINAMARCA


ISABEL DE BAVIERA (SISSI)


GENGIS KHAN


LEONOR DE TOLEDO


Tenemos también a tres actrices relativamente recientes, por lo que en estos casos el cambio es menor

ELIZABETH  TAYLOR


GRACE KELLY




INGRID BERGMAN




Y, para terminar, dos bellezas conocidas por cuadros famosos


Simonetta Vespucci, casada con el florentino Marco Vespucci, tomada como modelo por numeroso spintores de su época. En este caso se parte de la figura de Venus en "El nacimiento de Venus", de Sandro Boticelli




No podía faltar Lisa Gherardini, esposa del comerciante Francesco Giocondo, y por eso conocida como "La Gioconda" o "Mona (señora) Lisa".